CUT: No se deben utilizar las desigualdades de género con sentido mercantilista

“Nos parece bien que el Gobierno se preocupe y haga una agenda con estos temas de género,  pero lo que no compartimos es cómo se busca la solución para  estos  temas; ahí es donde tenemos reparos (…). La CUT no se va a oponer a los avances y mejoramiento de ninguna mujer trabajadora ni de ninguna mujer de Chile y lo que tenemos que cuidar es que estas mejoras sean reales, que no sean solamente tiradores de luces, solo por salir al paso por un apuro a una solución a un problema”.

Así lo señaló este viernes en conferencia de prensa realizada en la sede de la Central, Julia Requena, vicepresidenta de la Mujer e Igualdad de Género de la CUT,  al referirse a las medidas anunciadas por  Sebastián Piñera en torno a promover la equidad de género, a través de una serie de medidas contenidas en lo que llamó la “Agenda de Género”. La dirigente explicó que en relación a la propuesta de Sala Cuna Universal: “Rechazamos que el costo de este derecho de madres y padres sea compartido entre trabajadoras y trabajadores”, pues lo convertiría así “en una carga más para las trabajadoras que hoy asumen además de su trabajo, la responsabilidad del cuidado infantil y familiar y la administración del hogar”, como también agregó, “no compartimos la idea de posible financiamiento vía traspaso de recursos del Fondo de Cesantía, dado que su creación es para otros fines que nada tienen que ver con el derecho a salas cunas y a la estimulación temprana de nuestros niños y niñas”.

Al ser consultada si prevé que habrá “letra chica” en los articulados que den cuerpo a las medidas anunciadas por Piñera, dijo “va a haber letra chica cuando se ponga en un artículo de ley este retroceso de que en forma tripartita se tenga que financiar el tema de la salas cunas, cuando hoy el tema de las salas cunas, aunque no todas la cumplan, las financian las empresas entonces para la mujer es un retroceso y para los hombres también porque hoy los hombres no pagan derecho a sala cuna”.

A su juicio, esta “Agenda de Género” de Piñera “salió por la presión de las mujeres feministas.  Es como salir al paso rápidamente para decirles a la gente tranquilícese, vuelvan  a estudiar  vuelvan a hacer sus pegas porque ya nosotros nos estamos preocupando del tema. Valoramos que se preocupen, pero vuelvo a insistir en que lo que no valoramos son las formas, los procedimientos y en esta caso el tema de cómo subsidiar cada uno  de los derechos de la protección a la maternidad”, precisando que es el Estado el que debe elaborar “una política social que no solamente incluya el tema de las salas cunas”.

Respecto al anuncio de reforma al Sistema de Salud Privada (Isapres) para poner fin a las diferencias injustificadas de los precios de planes de salud (que perjudica a las mujeres en edad fértil), Requena dijo que: “No compartimos esta propuesta dado que la reforma a las Isapres no puede pasar por aumentar el costo a los hombres y a las mujeres en edad no fértil para subsidiar a las mujeres trabajadoras. El 40,6% de ganancias de las isapres en este último año, puede ser utilizado para mejorar sustancialmente los planes de salud de trabajadoras y trabajadores”.

En esa línea, la dirigente expuso la propuesta que en esta materia tiene la Central, destacando que “el financiamiento de estas políticas debe ser bipartito, entre el Estado y Empresas”, reivindicando el derecho a  “Sala Cuna Universal para hombres y mujeres trabajadoras así como el derecho de nuestros niños y niñas a la estimulación temprana, garantías fundamentales de seguridad social que conforman los pisos de protección social. Se debe facilitar el acceso a la salud materna y a la seguridad de los ingresos en relación con la maternidad”.

Sí, Requena valoró  que se haya repuesto “la urgencia al Proyecto de Ley sobre el derecho de la mujer a vivir una vida libre de violencia, dado que recoge ampliamente las problemáticas el mundo del trabajo y los diferentes tipos de acoso entre otras materias”, detallando que se trata de un proyecto que “no apareció de la noche a la mañana sino que ingresó en enero del año pasado con miras de hacer el debate la discusión para buscar alternativas de solución”.

Por último, formuló un llamado “a no utilizar las desigualdades de las mujeres trabajadoras con sentido mercantilista o de quién paga más. Los Estados tienen la obligación de hacerse cargo de la salud, educación y protección de la infancia y el derecho de los niños y niñas a una real protección social”.

*/ */