Con reconocimiento a la trayectoria de históricas dirigentes, CUT inaugura el Primer Congreso Nacional de Mujeres Sindicalistas

Con una multitudinaria asistencia de mujeres dirigentes sindicales, tanto del sector público como privado, el evento –que lleva por nombre “Teresa Flores”, la primera mujer dirigente nacional  del movimiento obrero- se inauguró este lunes en una de las salas  de sesiones del ex Congreso Nacional. Las jornadas de paneles y debates propiamente tal, se desarrollarán este martes y miércoles en la sede de la CUT.  Esta iniciativa, impulsada por la Vicepresidencia de la Mujer de la Central, está enmarcada no solo en las actividades de conmemoración del Día Internacional de la Mujer  sino también marca el inicio de la agenda de celebraciones de los 30 años de la fundación de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT Chile (agosto, 1988).

En el acto de inauguración participaron las ministras de la Secretaria General de Gobierno, Paula Narváez; del Trabajo y Previsión Social, Alejandra Krauss y de la Mujer y la Equidad de Género(MinMujeryEG), Claudia Pascual, los subsecretarios de Previsión Social, del Trabajo y la secretaria regional ministerial del trabajo y Previsión Social, Jeannette Jara, Francisco Díaz y María Eugenia Puelma respectivamente. También estuvieron presentes el director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Cono Sur, Fabio Bertanou y la directora de la Fundación Friedrich Ebert  Chile (FES), Simone Reperger.

Durante las jornadas de este 6 y 7 de marzo, se discutirán diversos temas desde la perspectiva de género, a través de paneles a cargo e distintas entidades, tales como del MinMujeryEG, de la Fundación Promoción y Desarrollo de la Mujer (Prodemu), OIT, FES, Internacional de Servicios  Públicos (ISP), Central Sindical Internacional (CSI), Comisiones Obreras (CCOO) y vicepresidencias de la Mujer de los partidos políticos. Los temas –girarán en torno a brecha salarial entre hombres y mujeres; negociación colectiva y cuota femenina en las organizaciones sindicales; Plan de Igualdad de Oportunidades y Equidad de Género; tratados de libre comercio y política y mujer.

La vicepresidenta de la Mujer de la CUT, Julia Requena, resaltó la importancia de este primer Congreso, señalando que “lo que queremos es hacer debate de ideas, hacer propuestas; construir un documento que nos pueda servir como base para nuestras reivindicaciones”, destacando que con esta actividad la CUT se suma al Día Internacional de la Mujer conmemorando y levantando  así “la lucha de la mujer por la igualdad con el hombre y su participación y desarrollo como persona en la sociedad”.

Figueroa, dijo que se espera “un tremendo y muy  fructífero debate; jornadas de reflexión y de análisis colectivo que nos permitan sacar las mejores propuestas para un tiempo complejo con un nuevo gobierno y, donde por cierto, tendremos que estar muy a la expectativa de ver cómo viene el debate sobre derechos colectivos, el derecho a la incorporación de la mujer al mundo del trabajo, pero también otras temáticas que tienen que ver con nuestras necesidades como mujeres y que no solamente están radicadas en el Ministerio del Trabajo”.

El Congreso homenajea a Teresa Flores: obrera del salitre, reconocida como la primera mujer dirigente nacional de una organización sindical, pues en 1923, en la Quinta Convención Nacional de la Federación Obrera de Chile (FOCH), efectuada en Chillán, fue elegida como miembro del Consejo Ejecutivo; ya en 1917, promovió la creación de un Consejo Federal Femenino, dentro de la FOCH. Fue esposa de Luis Emilio Recabarren con quien trabajó codo a codo en la lucha del movimiento obrero, resaltando la importancia de la educación y emancipación de las mujeres. Sin embargo, su innegable aporte ha quedado rezagado, casi olvidado en las páginas de la historia de luchas del sindicalismo chileno: “organizaron el movimiento de las “cocinas apagadas” en los campamentos cuando se realizaba una huelga obrera. Eran mujeres que se tiraban sobre las vías férreas y los caminos de acceso a las minas cuando sus compañeros estaban luchando, para evitar así que las empresas contrataran rompehuelgas. Teresa fue una gran mujer y una de las mejores hijas del pueblo. Puso su vida a disposición de la clase obrera en los años de la fiebre de los empresarios ingleses por enriquecerse con el salitre”, rememoró Requena.

Y un emotivo momento se vivió durante la inauguración cuando fueron distinguidas mujeres por su  trayectoria como dirigentes sindicales. En el reconocimiento a “Mujeres Históricas” fueron destacadas Fidelma Allende y Mireya Baltra; en “Mujeres Sindicalistas de la Coordinadora Nacional Sindical”, María Antonieta Escobar, Patricia Coñoman y Leonor Carrizo. Y un especial reconocimiento recibieron las actuales mujeres dirigentes del Comité Ejecutivo de la CUT: Bárbara Figueroa, Julia Requena, Amalia Pereira y Tamara Muñoz.

Fidelma Allende, tras recibir el homenaje, dijo estar “muy contenta que se realice este congreso porque es el primero de mujeres sindicalistas. Creo que esto va a asentar un precedente muy importante en toda la historia y trayectoria de la CUT”, manifestando que espera que se tomen “muy buenos acuerdos que permitan desarrollar una CUT más poderosa”. Sobre su reconocimiento, dijo que “pocas veces los he recibido. El gran papel de la dictadura fue anular el movimiento sindical, hacernos prácticamente desaparecer. Fui dirigente de la CUT hasta el Golpe del 73  (…). Dimos grandes batallas. Para mencionar solamente una: la nacionalización del cobre, la defensa de nuestras riquezas básicas y también muchas iniciativas en favor de las mujeres. Con  Mireya Baltra –una mujer excepcional que fue dirigente de la CUT en los años junto conmigo- dimos grandes batallas para que las mujeres participaran en el movimiento sindical (…). Deben revivirse, deben contarse para que tengamos la verdadera historia de la CUT. Indudablemente que estos 30 años pos dictadura de la CUT es una parte importante pero el movimiento sindical, los trabajadores, éramos una fuerza muy importante hasta el año 73”.

Y tal como se ha señalado, este Congreso no solo se enmarca en las actividades con las cuales se suma a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), también es el comienzo del calendario de actividades con las cuales la Central celebra sus 30  años desde su fundación, acontecida en “el Congreso Nacional Constituyente de los Trabajadores de Chile, reunidos los días 20 y 21 de agosto de 1988 en la localidad de Punta de Tralca que resolvió fundar la Central Unitaria de Trabajadores”.

*/ */